Las relaciones nos construyen o nos destruyen

El cerebro es fascinante cuando hablamos de relaciones y a nivel neuronal es increíble, una neurona tiene la capacidad de conectarse con un promedio de 10.000 neuronas más, esto nos daría millones de millones de posibilidades de conexión y de patrones complejos de funcionamiento neuronal. Hoy en día estamos bombardeados de información sobre cómo ser felices, el Internet nos aleja de la realidad de socializar, porque ahora las relaciones se dan a través de un clic, pero la realidad necesitamos conectar con las personas en la vida real. El aislamiento puede producir problemas en el lenguaje, la memoria, la capacidad de planificación, también en la empatía.

Cuando hablo de relaciones no me refiero a la intimidad solamente, me refiero a cualquier persona o ser viviente que esté en cualquier ambiente y se relacione contigo; cuando compartimos y nos envolvemos influye en dos cosas positivas, las neuronas están conectadas para interrelacionarnos con otros seres vivos, crea afinidad, y cada vez que te relacionas con más personas podrás notar que con unas tienes más empatía y es porque se conectan con nuestros valores.

Pero cuando nuestros valores son pobres que necesitamos que otros lo llenen con ¨amor¨ ¨felicidad¨, ¨comprensión¨, en ese punto es que nacen las relaciones abusivas y toxicas; El psicólogo Alberto Bárcenas compartió que algunas señales que pueden anunciar que se vive una relación tóxica con la pareja incluyen:

– Ya no sentirse cómodo con la otra persona.

– Dejar de hacer actividades cotidianas por estar con él/ella.

– Bajar el redimiendo escolar o laboral.

– Alejarse de la familia.

– Sufrir amenazas, insultos o violencia por parte de la pareja.

– Renunciar a las metas personales por perseguir las de la pareja.

En ese punto y cuando un ser humano no sabe como llenar su alma de estos valores deberá aprender a hacerlo, recuerda que tú eres el responsable del estado mental y emocional que desees tener, ser libre y consciente son las primeras claves, la felicidad y el amor propio es una de las bases que debes empezar a fortalecer y cuando tengas cualquier tipo de relación esos valores los podrás compartir.

El carisma es la esencia de vivir bien consigo mismo, cuando se fortalece el entusiasmo contagia tus días, y la afabilidad (amabilidad y atención de una persona en el trato con otras) se convierte parte de tu carácter.

Muchas relaciones se destruyen porque no tienen compromiso (Cuando hablo de relaciones no simplemente hablo de una pareja intima, hablo de amigos, familia, colegas personas a tu alrededor, cualquier entorno que mueve tus vibras y crea un impacto emocional en ti), a pesar de ser amorosos y a fiables, tienden a victimizarse por pequeñas cosas pensando que son atacados, si no existe el compromiso del cambio es muy difícil, y se siente mas el ataque cuando a nivel económico y nivel sexual se habla.

¿A quién traigo yo a mi relación? ¿es mi culpa? estas son preguntas comunes que le escucho a mis clientes, y en una relación no hay culpables por que cada uno debe ser responsable de sus emociones y valores, si no cambias primero en tus partes de quiebre no podrás notar el cambio de los demás, y te tengo una excelente noticia – La vida empieza hoy: Abraham Maslow – así que aun tienes tiempo de empezar.

En todas las relaciones debemos poner límites, porque mal llevadas pueden dejar rencores en el alma y en el corazón, afectando así mismo nuestro cerebro; si lo vemos a nivel sexual embarazos no deseados, enfermedades de trasmisión sexual, a nivel emocional relaciones dependientes, y excesivas, podrían ser el pan de día a día.

Otra clave para llevar una relación constructiva es la Negociación, para que las relaciones funcionen sanamente no debes estar con alguien que te diga SI a todo, incluso la que te diga NO a todo, los extremos son malos y perjudican la forma de desenvolverte, debe existir una negociación propia, porque si no existe una de las dos partes se convertiría en un tirano, un abusivo que se aprovecha de la falta de amor que esa persona tiene por si misma; cuando realmente amas a una persona le reduces a la incertidumbre y con ella la ansiedad, rabia y frustración, cuando negocias y eres claro en todas las situaciones que involucren y/o interfiera a la otra parte.

Para tener relaciones constructivas debemos rodearnos de personas que se asemejan a nuestros valores, que nos sintamos seguros, que nos nutren la vida. Ten la posibilidad de ser flexible y buscar lo que realmente para ti es importante.

Y con este articulo te dejo dos preguntas:

¿Que necesitas fortalecer?

¿En cuál valor necesitas trabajar?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s